La relación padre-hijo: ¡no siempre es fácil!

La relación padre-hijo: ¡no siempre es fácil!

El papel de un padre en la vida de su hijo es crucial. Aunque la dinámica entre los dos no siempre es obvia, la participación del padre en la vida de su hijo tiene un impacto significativo en el desarrollo de la identidad masculina de este último y, de alguna manera, dará forma al hombre que él se convertirá más tarde.

Padre presente, hijo satisfecho

Hoy en día, los padres tienen un papel mucho más importante en la educación de su hijo. Papá prepara la comida, lleva a los niños a la escuela e incluso lee la historia antes de acostarse. En resumen, hoy en día, los padres asumen completamente su paternidad y pasan más tiempo con sus hijos.

Se observa que esta mayor participación tiene un impacto positivo en el desarrollo de los niños, particularmente entre los niños. La investigación muestra que si el padre está presente, el niño adquiere mejores habilidades sociales y desarrolla un mayor sentido de sí mismo.

Según Diane Dubeau, directora de programas de posgrado en psicoeducación de la Universidad de Quebec en Outaouais, " también hay una mayor resistencia al estrés, mayor éxito escolar y persistencia, lo que es particularmente importante para los niños, cuya tasa de deserción escolar es tradicionalmente más alta que la de las niñas. También observamos que los juegos físicos con el padre pueden desarrollar las habilidades de autocontrol del niño "ella dice.

Hijo necesita reconocimiento

Los niños tienen una necesidad innata de recibir la aprobación de su padre. Le permitirá al niño desarrollar su autoestima para que pueda enfrentar el mundo exterior con confianza y satisfacción. Hijo necesita saber que su padre está orgulloso de quién es él y del hombre en el que se está convirtiendo. Es por esta razón que es esencial para él desarrollar lazos íntimos con su padre y sus intereses comunes.

Barreras a la relación

Padre autoritario

Muy a menudo, el rol del padre se transmite al de la autoridad. Es él quien se asegura de que se respeten las reglas y de que va por el camino correcto. Naturalmente, más severo que la madre, el padre generalmente tiene menos dificultades para hacerse respetar. Aunque encarna el símbolo del poder, sucede que el padre es demasiado estricto con el niño y que se desarrollan conflictos importantes. El padre a veces asume este papel para proteger a su hijo o, por temor a perder el control sobre él. Sucede que el niño llega a odiar a su padre. Pero a pesar de los desafíos que enfrentan, se puede establecer una hermosa relación de complicidad entre ellos: solo mantengan la comunicación. Con el paso de los años, la imagen del padre autoritario se desvanecerá.

Padre demasiado exigente

Algunos padres son muy exigentes con sus hijos. Sus expectativas son tan altas que sus hijos siempre tienen la sensación de decepcionarlos y nunca estar a la altura. Es difícil para un niño construir su autoestima si su padre, su modelo masculino, nunca expresa su aprobación o aprecio. Es esencial que el padre reconozca las buenas obras de su hijo y que las enfatice. Sintiéndose alentado por su padre, el niño estará más motivado para superarse a sí mismo. Además, al valorar a su hijo, el padre tiene un impacto en el desarrollo de las habilidades emocionales que su hijo mantendrá con los demás.

Padre no lo suficientemente demostrativo

Los padres, por naturaleza, son más modestos que las madres. Tienen más dificultades para demostrar a sus hijos. Su amor a menudo pasa por actividades que comparten con sus hijos. Papá mostrará su amor a su hijo al transmitir su conocimiento, su legado. Para un padre, jugando o jugando al hockey en el callejón, estas son formas de mostrarle su amor a su hijo. Aunque el padre es menos afectuoso que la madre, tiene su propia forma de mostrar su amor. Él es más fogoso, ¡no dudes en jugar, discutir y ensuciarse las manos!

Todavía es necesario que el hijo sepa que a papá le gusta a su manera. Una palmadita amistosa en el hombro, una mano que se asoma por el cabello e incluso un pequeño pico de vez en cuando no pueden lastimar …

La clave para una relación armoniosa padre-hijo

Para tener éxito en la construcción de una relación con su hijo, es esencial que el padre pase tiempo de calidad con él. Debe estar presente en eventos importantes como cumpleaños y competiciones deportivas, pero también en actividades diarias. Por lo general, a través de actividades deportivas, padres e hijos se unen. Es especialmente durante estos momentos en que el padre transmite sus valores, su conocimiento.

Ausencia del padre: las consecuencias

La ausencia del padre en la vida de un niño invariablemente conduce a un desequilibrio en su desarrollo. Luego observamos el desarrollo de ciertos trastornos del temperamento como la inestabilidad, la ira, la agresividad, la hiperemotividad, la ansiedad y el impulso. Estos comportamientos a menudo se asocian con una mala relación entre el niño y su padre.

La infancia de un niño tendrá un impacto significativo en los comportamientos que adoptará con sus propios hijos. Se observa que un niño cuyo padre estuvo presente también estará involucrado en su vida familiar. Un niño cuyo padre ha estado ausente, ya sea física o psicológicamente, también puede estar más atento a su propio hijo. Pero el desafío para él será inventar su propio modelo, si es que no lo ha tenido.

Una relación rica entre un padre y un hijo tendrá, sin lugar a dudas, un impacto positivo en él, pero a menudo olvidamos que papá también puede beneficiarse de tal dinámica. Al involucrarse en la vida de su hijo, un padre también contribuye a su propio desarrollo emocional.

Sabrina Hammoum, editora Canal Vie

Me gusta esta publicación? Por favor comparte con tus amigos:
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: